Jose Maria Garzon | Garzon abogados

Conceptos básicos sobre la pensión de alimentos

En la actualidad, existe mucha controversia en torno a las figuras de la pensión, la pensión alimenticia, compensatoria y de viudedad, todas ellas tienen una regulación específica y habrá que estudiar cada caso concreto, pero a continuación se muestran una serie de consideraciones básicas sobre la pensión de alimentos:

¿Qué es la pensión de alimentos?

No se ofrece una definición en el código civil sobre la pensión de alimentos, por ello genera tanta controversia identificar que gastos entran dentro de los deberes de alimentos entre parientes, en principio, entendemos como pensión de alimentos todos aquellos gastos indispensables para el sustento, habitación, vestido, educación y asistencia médica.

Es lo que comúnmente se entiende como gastos ordinarios, que serían todos aquellos gastos que tendrá que abonar el progenitor no custodio, los gastos más típicos y que se recogen dentro de dicha pensión son: matrícula escolar, libros de enseñanza, uniformes, gastos para el sustento alimenticio, comedor, vestuario… Todo ello con la finalidad de que el hijo tenga un correcto desarrollo para que el día de mañana pueda llegar a ser independiente.

¿Quién está obligado a pasar una pensión de alimentos?

Ya se ha definido el concepto de pensión de alimentos, ahora vamos a ver quien es la persona que está obligada a pasar dicha pensión:

A la hora de procederse a una ruptura matrimonial, cuando se le asigne a uno de los progenitores la guardia y custodia de los hijos, el progenitor no custodio, estará obligado a pasar una pensión de alimentos al progenitor que tiene la guardia y custodia de los niños.

Esto no quiere decir que el progenitor que tiene atribuida la guardia y custodia de los hijos no tenga que hacerse cargo del sustento de los gastos ordinarios del hijo, también deberá hacerse cargo de los gastos de los hijos atendiendo al criterio de proporcionalidad, lo único que resultaría “absurdo” que se recogiese que dicho progenitor tiene que pagarse a sí mismo.

¿Desde cuando está obligado dicho progenitor?

La ruptura matrimonial se puede llevar a cabo de dos formas, o bien de mutuo acuerdo o por vía contenciosa.

En el caso de que dicha ruptura sea de mutuo acuerdo, se tendrá que establecer un convenio regulador, con la cuantía de dicha pensión, en dicho convenio regulador se establece la fecha en que entra en vigor dicho convenio.

En los casos de divorcios contencioso, ya sea presentando una demanda o bien en las medidas provisionales, dicha pensión podrá ser exigible desde la primera resolución que fine la pensión de alimentos (auto o sentencia).

Importe o cantidad de la pensión de alimentos

A la hora de establecer un importe para la pensión, se tiene en cuenta el principio de proporcionalidad entre los progenitores para prestar los alimentos debidos y las necesidades de los hijos. Este criterio de proporcionalidad establece que cada progenitor deberá contribuir en los gastos y necesidades del hijo en función de su capacidad económica y de las necesidades del hijo según sus hábitos de vida.

En definitiva, la cuantía establecida como pensión alimenticia será proporcionada a la capacidad económica de los progenitores y los medios disponibles y necesarios del hijo que los recibe. Pudiendo aumentarse o disminuirse dicha pensión en función de la capacidad económica o las necesidades de los hijos, todo con el fin de que se sigan satisfaciendo de forma adecuada.

Dicha pensión también está sujeta a actualización, que con carácter general se fija la actualización en el IPC que se fija por el Instituto Nacional de Estadística, siendo dicha actualización de forma anual y establecida la fecha de actualización en el convenio regulador, en los casos de mutuo acuerdo y en con carácter general el día 1 de enero.

No hay unos criterios fijos, como ya hemos hablado, hay que estudiar caso por caso, pero si es cierto que el Consejo General del Poder Judicial, ha realizado unas tablas orientativas para calcular la pensión de alimentos.

Ejemplo de la tabla publicada por el Consejo General del Poder Judicial

Una vez establecida la pensión, ¿Se podría modificar?

Ya se ha hablado de que el importe de la pensión de alimentos gira en torno al principio de proporcionalidad, en función de las circunstancias económicas de los progenitores, o por un cambio en las necesidades del menor.

Al producirse un cambio a nivel económico en alguno de los progenitores, como puede ser un despido, se produce una alteración sustancial en la capacidad económica de dicho progenitor, por lo que es totalmente factible realizar una modificación en la cuantía de la pensión de alimentos en función de la disminución económica, en el caso contrario, al adquirir un nuevo trabajo donde se aumenta el salario de uno de los progenitores, también se puede modificar la pensión de alimentos.

¿En verano o vacaciones también se pasa la pensión?

Como venimos comentando durante el artículo, la pensión de alimentos tiene la finalidad de contribuir a los gastos ordinarios de los hijos, no pudiendo identificarse una mensualidad a la hora de especificar los gastos, pues siempre se está hablando de gastos habituales calculados en su cómputo anual, aunque posteriormente se divida en doce mensualidades, pero a la hora de establecer la pensión alimenticia se hace fijando los gastos de los hijos con carácter anual, por lo que, aunque haya periodos de tiempo que los hijos pasen más tiempo con el progenitor obligado al pago, vacaciones de verano o de navidad, este progenitor seguirá estando obligado al pago de dicha pensión aunque los hijos se encuentren residiendo, de forma eventual, con él.

¿Qué pasa si no se paga?

Puede suceder que el progenitor obligado al pago, no realice dicha obligación por algún motivo, llegados a este punto, el progenitor que tenga a su cargo a hijos menores de edad o mayores de edad y convivan con dicho progenitor, podrá reclamar el pago por ellos.

El impago de dicha pensión dará lugar, por vía civil, a la ejecución de dicha resolución donde se establezca la pensión, pudiendo ser un auto o sentencia.

Por vía penal, dependiendo de que casos, estaríamos ante un delito de abandono de familia, si el impago de dicha pensión supera los 2 meses consecutivos o los 4 meses no consecutivos.

Hasta cuando dura la obligación de pasar una pensión de alimencia

Con carácter general, la obligación de prestar alimentos a los hijos desaparece cuando la situación de necesidad del hijo se desvanece, es decir, cuando el hijo empieza a ser económicamente independiente. Esto quiere decir que cuando los hijos alcancen la mayoría de edad, no se extingue la obligación de la pensión de alimentos.

Otros casos en los que extingue la obligación de pagar la pensión de alimentos sería si se hubiese cometido alguna falta de las que dan lugar a desheredación, la muerte del hijo, muerte del progenitor que paga la pensión, cuando el progenitor obligado a pasar la pensión llega a tener tan pocos ingresos que de atender la pensión desatendería sus necesidades personales…

En aquellos casos que el hijo no se esfuerce para ser económicamente independiente ¿Qué pasa?

Existen casos en que los hijos, por el motivo que sea, no estudian ni se encuentran en una búsqueda activa de empleo, está claro que la situación de necesidad de dicho hijo subsiste, porque no es económicamente independiente, pero no está realizando ningún esfuerzo por conseguirlo, en estos casos se podría plantear un cese de la pensión de alimentos.

 

¿Los libros, material escolar y clases particulares entra en la pensión?

Es un tema que genera una gran controversia, ya que los gastos que provocan los libros, material escolar, clases particulares, uniformes… Son de tal envergadura que suponen un desembolso importante cuando hay que hacer frente a estos.

El problema es que los gastos destinados a libros, material escolar, matrículas y demás, son gastos ordinarios, por lo que entrarían en el concepto de pensión de alimentos y no se podría reclamar al progenitor no custodio el pago de estos.

Las clases particulares, gastos de excursiones, gastos universitarios, gasto médicos no cubiertos por la Seguridad Social… Son gastos extraordinarios, entendiendo por gastos extraordinarios aquellos gastos que exceden de la naturaleza de un gasto ordinario, es decir, de aquellos gastos que no son previsibles o que no se producen con periodicidad y que son necesarios, dichos gastos se encuentran fuera de la cantidad recogida en la pensión de alimentos y para que se puedan pagar de forma compartida, ambos progenitores deberán de estar de acuerdo en dicho gasto extraordinario, en caso de producirse un desacuerdo, se podrá iniciar los trámites legales pertinentes para que decida el Juez sobre el pago compartido de dicho gasto extraordinario.