moobing

jose maria garzon
NOTA DE PRENSA SOBRE DENEGACIÓN SUSPENSIÓN CONDENA A POLICÍAS DE GETAFE
20 enero, 2017
jose maria garzon
se legisla de cara a la galería
31 octubre, 2017

moobing

jose maria garzon

jose maria garzon

Hola de nuevo amigos en la entrada del blog del despacho del abogado Jose Maria Garzon de hoy, vamos a tratar de un asunto que cada vez más no es demandado en los despachos y que los departamentos de personal tienen que atajar cada día con más frecuencia. Éste no es otro que el llamado en términos anglosajones como mobbing, que tiene variables tanto como acoso horizontal o entre iguales, vertical descendente, que es el más común el bossing o el que le hace el jefe al empleado y por último el ascendente, éste mucho más raro pero del que tiene constancia la literatura científica y aunque como decimos como se da en menor medida suele ser utilizado en casos de trabajadores que tienen una expectativa de ascenso que se ve truncada por otro trabajador, bien de la compañía, bien externo a la misma y que aterriza en ésta y que al creerse que tiene más derecho al puesto que él comienza una campaña de acoso para intentar que éste abandone la organización y le deje el puesto libre para ocuparlo él mismo.

Es muy común recibir tanto en los despachos de abogados como en los departamentos de personal por parte del acosador y con carácter previo a la denuncia la manifestación de que el acosado tiene problemas de personalidad, que es alguien conflictivo o problemático, con trastornos de personalidad o problemas psiquiátricos.

Esta recepción de la información que los departamentos de personal y por extensión los asesores jurídicos a los que nos consultan no resulta aislada sino que asistiremos atónitos a como todos y cada uno de los miembros del departamento del acosado acabarán culpabilizando a la víctima del acoso de lo que le sucede como producto de una manipulación por parte del acosador del conjunto de trabajadores que presta los servicios para la empresa en el entorno del propio acosado y que se crean ad hoc para la citada situación.

Incluso, en aquellos casos en los que ese moobing o acoso laboral llega a ser muy extremo, se llega a producir el despido del trabajador por parte de la empresa, como consecuencia última y fase final de ese acoso prolongado que se produce en el sujeto. Tal vez para muchos trabajadores esto suponga el fin de la pesadilla, pero es una injusticia que a ese trabajador se le despida y se quede en una situación totalmente desamparada.

En la siguiente entrada del blog hablaremos de las consecuencias de la aparición en el entorno organizativo empresarial de la aparición y manifestación mediante los test de clima laboral del síndrome de estrés postraumático en la víctima, pero eso será otro día. Ahora toca despedirse hasta la próxima,

jose maria garzon.

abogado

José María Garzón
José María Garzón
Despacho de abogados situado en Madrid, con más de 20 años de experiencia profesional, ofrecemos asistencia legal en toda España adaptándonos a las necesidades del cliente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *