Entrevista de José María Garzón con Iñaki Piñuel

jose maria garzon
CONCURSO BANCO POPULAR
12 noviembre, 2017
jose maria garzon
delitos de odio
3 diciembre, 2017

Entrevista de José María Garzón con Iñaki Piñuel

jose maria garzon

jose maria garzon

Hola de nuevo a todos los que seguís nuestro blog. Hoy queremos haceros partícipes de algo que nos ha llenado de orgullo y satisfacción que diría nuestro Rey. Uno de vosotros, seguidores asiduos de nuestro blog, os había llamado la atención el asuntos del mobbing que habíamos escrito y os habéis dirigido a nosotros para presentarnos al Doctor Iñaki Piñuel, uno de nuestros referentes en esta materia.

 

Hemos mantenido una reunión muy distendida, compartiendo objetivos doctrinales y procedimentales entre el Dr. Iñaki Piñuel, nosotros, Jesús y José María  Garzón y alguno de sus compañeros y colaboradores.

 

Sin duda la mayor preocupación desde el punto de vista profesional ha sido que si bien el legislador se ha ocupado de crear la figura del acoso, en su triple vertiente, administrativa, laboral y penal, con el objetivo de dar cabida y protección a lo que el doctor Iñaki Piñuel denomina como el crimen silente del siglo veintiuno, lo cierto y real es que los jueces están siendo muy remisos a iniciar investigaciones que profundicen en el conocimiento de dicho ilícito.

 

Aún no tenemos una doctrina clara de nuestros Altos Tribunales para concretar cuales son los indicios que deberían de servir para, en el caso del ámbito penal, abrir unas diligencias previas que permitan ahondar en la cuestión nuclear del acoso.

 

El profesor Iñaki Piñuel nos advierte que existe material científico abundante que permite detectar en el sujeto pasivo del mobbing la aparición de dichos factores con lo que una medición clínica positiva debería ser suficiente para el inicio de las citadas diligencias previas por el Juez de Instrucción.

 

Dichos indicios serían fácilmente corroborados por el médico forense el que al comprobar los informes aportados por la parte puede contrastar, siguiendo el mismo método científico, método científico contrastado por otra parte, que los indicios que subjetiviza el paciente son de tal entidad que permitan el inicio de las citadas diligencias previas.

 

De ahí el resto de indicios van a corroborar o no la existencia del citado mobbing o acoso laboral, lo que haría que en el seno de la investigación pudieran derivarse diligencias de investigación procesales o policiales que encaminen hacia un derrotero u otro la instrucción.

 

El Dr. Iñaki Piñuel tuvo la gentileza de regalarnos uno de sus últimos libros las 100 claves del mobbing, del que hemos empezado a adentrarnos en sus entresijos y puedo deciros sin lugar a equivocarnos que es una joya para los estudiosos de esta materia.

 

De lo que hasta ahora llevamos estudiado no podemos coincidir más con el doctor en cuestiones que son no sólo esenciales sino que son repetitivas en todos los casos de acoso. La primera y principal y la que debemos destacar es que el acosado siempre es inocente, y desde ahí deberíamos partir desde el principio. El “malo de la película” es el acosador, pero dadas las características de éste se nos va a presentar como un lobo pero con piel de cordero. Como el bueno, el cuerdo, el que el que tiene el problema es el acosado, porque además no se integra en el seno de la organización.

 

Otras de las cuestiones a las que se hace referencia es al aislamiento del que se va a hacer gala frente al acosado, poniendo además en peligro cada uno de los que le van a ayudar porque el ayudador del acosado va a ser percibido por el resto de la organización como próximo a éste y por ende como otro escollo a sortear para conseguir la salida del acosado de la organización.

 

Como veis, no son pocas las cuestiones que lleva de estudio un caso de acoso laboral; como sólo desde la interactuación de los distintos profesionales que intervienen en el estudio y denuncia de las situaciones de mobbing, y como sólo desde un posicionamiento serio y riguroso del mismo podremos generar un diagnóstico judicial óptimo a la Intervención judicial en el problema.

 

Agradecer desde estas líneas la gentileza del profesor sobre el avance en los estudios de mobbing, y más especialmente en aquellos en los que su intervención se torna como absolutamente determinante para el inicio de las acciones judiciales tendentes no sólo a sus erradicación, sino también a la represión de aquellas que se han iniciado y que por supuesto el legislador ha pretendido proscribir de nuestro de ámbito de actuación.

 

Os proponemos una vez más, como observamos con mucha ilusión, que según vayamos avanzando en el estudio del manual podamos compartir con vosotros elementos que nos puedan servir a todos para detectar esos casos de acoso y que con ayuda de profesionales de la talla y preparación del Dr. Iñaki Piñuel y de nosotros mismos, doctores también en derecho penal podamos dar la respuesta que las víctimas de mobbing requieren.

 

Recordad que la justicia es dar a cada uno lo que se merece y poder evitar un estrés postraumático o al menos minimizarlo en las víctimas de acoso es no sólo deseable sino que además es lo que se merecen pues recordar como hemos dicho al principio que éstas siempre son INOCENTES.

 

Además el acosador no va a conformarse con la necesidad perentoria y ansiosa que tiene de expulsar a la víctima de la organización sino que sus efectos se van a hacer notar ultra vires, es decir más allá del abandono de la organización por la víctima, lo que el Dr. Iñaki Piñuel ha venido en bautizar como remobbing.

 

Quiero agradecer desde aquí al Doctor Durán la inestimable ayuda de interrelación con el profesor Iñaki Piñuel y agradecer no sólo sus puntos de vista y aportaciones con criterio sino que además siempre van cargadas de buenas intenciones y como manda el estatus de su origen de benemérito hacer suyas el axioma odia el delito y compadece al delincuente, a lo que habría que añadir en este caso y protege a la víctima porque seguro que aún estamos a tiempo de entre todos los profesionales hacer algo importante por ella, no sólo ésta nos lo agradecerá sino que la sociedad al conjunto habrá de reconocer que una sociedad sin acoso laboral será una sociedad más justa.

 

 

Jose Maria Garzon.

Abogado.

 

Para consultas jurídica pueden dirigirse a nuestro despacho a través del siguiente link “José María Garzón”

 

jose maria garzon

jose maria garzon

José María Garzón
José María Garzón
Despacho de abogados situado en Madrid, con más de 20 años de experiencia profesional, ofrecemos asistencia legal en toda España adaptándonos a las necesidades del cliente

2 Comments

  1. Ana Fideu dice:

    Me encanta como expones los temasCon mucha claridsd

  2. Dolores Fiel Varela dice:

    Reconozca que en lo personal el tema me interesa.
    Probablemente como afectada profesional ……

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *